Abrir Menú Móvil
Teletón México
Mexico de pie Alto
Descubre qué habrá en el nuevo Crit Baja California

5 estrellas del americano con discapacidad

Por: Teletón México 05-02-2016
El futbol americano es un deporte de alto impacto. En cada partido, los atletas se arriesgan a sufrir una lesión que les pueda ocasionar la pérdida del movimiento.

Esta nota presenta los casos de cinco jugadores que dejaron el deporte por una discapacidad, pero que continúan mostrando al mundo que siempre es posible vivir la mejor versión de ti.


Dennis Byrd

“Todas las lecciones que aprendí del futbol: dedicación, perseverancia, trabajo en equipo, se han unido gentilmente para permitirme llevar una vida bienaventurada”.

En 1989 comenzó a jugar como Defensive End en los New York Jets, con quienes participó durante cuatro temporadas.

En 1992, durante un juego contra los Jefes de Kansas City, sufrió una lesión en el cuello cuando chocó contra su compañero de equipo, Scott Mersereau. En el accidente, rompió su vértebra C-5.

Aunque su vida estuvo en riesgo, logró sobrevivir. Los médicos le aseguraron que no volvería a caminar, pero eventualmente, a través de su esfuerzo y de un largo proceso de rehabilitación, lo logró.

Volvió a la cancha como entrenador de niños y adolescentes. Además, ha sido invitado por su antiguo equipo para dar discursos motivacionales antes de los partidos.

Byrd escribió un libro titulado “Levántate y anda: el reto y el triunfo de Dennis Byrd”, que fue llevado a la pantalla grande en 1994.

Steve Gleason

“La vida es difícil. No sólo lo es para mí o para otras personas con ALS. La vida es difícil para todos. Encontrar formas de hacer que la vida tenga sentido, propósito y que nos brinde recompensas, hacer las cosas que nos gustan y pasar tiempo con la gente que amamos – creo que ese es el sentido de la experiencia humana”.

En 2000 firmó con los Colts de Indianápolis. Esa misma pretemporada abandonó su equipo y se unió a los Santos de Nueva Orleans, con quienes permaneció hasta 2007. Anunció su retiro en 2008.

En 2011, a los 34 años, fue diagnosticado con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ALS, por sus siglas en inglés), también conocida como la enfermedad de Lou Gehrig. Los doctores le dieron una esperanza de vida de dos a cinco años.

Dos semanas después del diagnóstico, descubrió que su esposa estaba embarazada. Fue entonces que puso manos a la obra: comenzó un videodiario para dejar un legado a su hijo no nacido, ordenó sus relaciones interpersonales y creó Team Gleason, una fundación para apoyar a personas con ALS, brindándoles acceso a tecnologías, servicios y equipos que les ayuden a adaptarse a su condición física. Team Gleason también reúne fondos para invertir en tecnologías que ayuden a combatir la ALS.

El videodiario que Gleason creó para su hijo se convirtió en un documental que se estrenó este año en Sundance, donde fue recibido con grandes halagos por mostrar la enorme resiliencia del espíritu humano.

Mike Utley

“Destruí mi pierna derecha. Rompí mis costillas. Lastimé mi hombro derecho y mi cadera izquierda. Después me rompí el cuello. Dijeron que no volvería a jugar, pero encontré la forma de ganar”.

En 1989 fue seleccionado como Offensive Lineman por los Leones de Detroit. Tuvo varias lesiones a lo largo de su carrera, y en noviembre de 1991, durante un juego contra los Rams de Los Ángeles, se lastimó dos vértebras.

Mientras era transportado sobre una camilla, mostró al público el pulgar derecho en señal de aprobación. Meses después, esa señal se volvió el logo de su organización, llamada Mike Utley Foundation, que reúne fondos para apoyar la investigación para curar la parálisis.

A pesar de que, por sus lesiones, le advirtieron que no volvería a mover las extremidades; gracias a terapias de rehabilitación, recuperó el movimiento de las extremidades superiores.

Kevin Reilly

“Quiero que todos sepan que esto les puede pasar, nos puede pasar a todos. Tenemos que descubrir cómo nos reinventamos, cómo regresamos después de una tragedia, ya sea un divorcio o una enfermedad. Debemos comprender que hay que continuar siguiendo nuestros sueños”.

Comenzó su carrera en 1973. Jugó con los Delfines de Miami, con las Águilas de Filadelfia y con los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Abandonó el terreno de juego en 1976, cuando fue diagnosticado con cáncer. En 1979, para salvar su vida, médicos le amputaron el brazo izquierdo, el hombro y las costillas.

Con rehabilitación aprendió a vivir con su nueva estructura corporal. Hasta ahora, ha corrido cinco medios maratones y un maratón. Actualmente trabaja como comentarista deportivo en una cadena de radio y se dedica a dar discursos motivacionales.

Su experiencia le sirvió en 2013, cuando tuvo la oportunidad de brindar apoyo y consejo a las víctimas del atentado del maratón de Boston que perdieron extremidades por la explosión.

Darryl Stingley

“La vida es una prueba, pero ahora sé por qué estoy aquí, ya sé quién soy”.

Los Patriotas de Nueva Inglaterra lo eligieron como su Wide Receiver en 1973. Dejó de jugar con ellos cinco años después, cuando resultó herido durante un juego contra los Raiders de Oakland. Stingley rompió su cuarta y su quinta vértebras, y dejó de poder mover las extremidades.

Aunque la vida de Darryl cambió, él no se detuvo. En 1983 publicó sus memorias, en un libro titulado “Feliz de estar vivo”. En 1992 completó su carrera y recibió su diploma como licenciado en educación física de la Universidad de Purdue. En 1993, creó la Darryl Stingley Youth Foundation, que brinda apoyo formativo y educativo a los jóvenes de Chicago. En ese mismo año, vio a su hijo debutar con los Firebirds de Albany en la Arena Football League (AFL).

Stingley falleció en 2007, a los 55 años, a causa de neumonía y enfermedad cardíaca.
Compartir esta nota:
Av. Gustavo Baz No. 219 - Col. San Pedro Barrientos C.P. 54010. Tlalnepantla, Estado de México. Tel. 5321 2223 Teleton México © 2015 | Políticas de Privacidad
Powered by Códice