Abrir Menú Móvil
Teletón México
Mexico de pie Alto
Descubre qué habrá en el nuevo Crit Baja California

Mitos del Autismo

Por: Teletón México 05-04-2016
Hablar de este trastorno es enfrentarse a una serie de ideas, que lejos de contribuir a crear conciencia e informar, generan todo lo contrario e incluso es posible que el diagnóstico de un niño con esta condición, pueda retrasarse debido al desconocimiento del tema.

Expertos del Centro Autismo Teletón (CAT) aclaran que el Trastorno del Espectro Autista (TEA), afecta el desarrollo del niño e implica dificultades en la comunicación, la socialización, además de algunos retos en la conducta, entre otros.

Debido a esto es importante saber con exactitud la naturaleza del autismo, así como reconocer sus comportamientos, lo que se vuelve indispensable para evitar que ni un solo niño deje de recibir la atención oportuna y sobre todo, el trato y las oportunidades para lograr un desarrollo integral.

Rompe con los mitos

Acercarnos a la realidad que viven las personas con autismo, nos dará mayores elementos para abordar este padecimiento desde una perspectiva clara y libre de temores, para lo cual es importante derribar las ideas erróneas que nos limitan.

Por ello el CAT revela cuáles son los mitos más frecuentes que se presentan entorno al autismo:

Mito: las personas con autismo son más inteligentes que las personas promedio o tienen un talento fuera de lo común.

Realidad: No es así, no todas las personas con autismo son capaces de memorizar libros completos, números o fechas de nacimiento de todos sus familiares, el coeficiente intelectual puede variar de acuerdo a cada persona. Son solamente alrededor del 3% de ellos los que tienen un grado de genialidad.

Mito: Las personas con autismo son agresivas.

Realidad: La agresividad puede llegar a presentarse cuando no logran comunicar adecuadamente un deseo o necesidad, sin embargo, no es una característica de todas las personas con autismo. Estas conductas pueden eliminarse o reeducarse a través de del tratamiento adecuado.

Mito: Una persona con autismo siempre tendrá actitudes infantiles.

Realidad: No, es probable que puedan presentarse con facilidad berrinches o conductas infantiles cuando no pueden expresar sus necesidades, sin embargo, éstas pueden ser sustituidas por conductas alternativas mediante un programa terapéutico. Hay que tratarlos siempre de acuerdo a su edad.

Mito: Las personas con autismo viven en su mundo.

Realidad: Ellos comparten nuestro mundo solo que les cuesta trabajo percibirlo de la misma manera que los perciben las demás personas; todos vivimos en un único mundo en el que todos tenemos los mismos derechos.

Mito: El autismo es una enfermedad.

Realidad: Las personas con autismo tienen retos y limitaciones en diversas actividades debido a su propia condición, sobre todo, enfrentan barreras en el entorno que les dificultan o impiden la participación. Es por ello que los Trastornos del Espectro Autista son considerados como una discapacidad. Es importante saber que a mayores barreras del ambiente mayor será la discapacidad y cuanto más accesibilidad y apoyos existan, menor será la discapacidad.

Mito: Todas las personas con autismo presentan las mismas conductas.

Realidad: El autismo comprende muchas conductas y cada persona presenta una combinación distinta, es por eso que se conoce también como Espectro Autista, que es como un paraguas donde todos los que están dentro comparten las mismas áreas de reto, pero el nivel de apoyos que cada uno requiere para la plena inclusión es diferente.

Mito: Las personas con autismo no expresan sus emociones.

Realidad: Las personas con autismo tienen y expresan las mismas emociones que las demás personas, aunque quizá de una forma distinta.

Mito: Los niños con autismo no van a la escuela.

Realidad: Los niños con autismo pueden integrarse a una escuela regular o de educación especial dependiendo de: sus fortalezas, sus habilidades, retos y apoyos del contexto. Los niños con autismo, como todos los niños, tienen derecho a la educación.

Mito: El autismo es causado porque los padres no son cariñosos.

Realidad: No existe una causa definida sobre el autismo, se cree que existe una predisposición genética combinada con factores ambientales, el autismo no lo causa la crianza de los padres.

Mito: Los niños con autismo no hablan.

Realidad: Cada persona con autismo es única. Los retos en la comunicación es uno de los criterios diagnósticos del espectro autista, es decir, las personas con algún TEA (Trastorno del Espectro Autista) tendrán retos en la comunicación. Se estima que 25% de las personas con TEA no desarrollan lenguaje verbal, sin embargo, existen diferentes técnicas y estrategias para que puedan adquirir herramientas para comunicarse, como la comunicación alternativa y aumentativa.

Mito: Las personas con autismo no son cariñosas.

Realidad: Las personas con autismo son tan cariñosas como cualquiera, sin embargo, pueden expresarlo de forma distinta, ríen, sienten, lloran y se emocionan igual que los demás.

Mito: El autismo se cura.

Realidad: El autismo es una condición de discapacidad que perdura toda la vida. Con el tratamiento adecuado las personas con autismo pueden aprender muchas cosas y mejorar considerablemente su calidad de vida.

Mito: Las vacunas causan autismo.

Realidad: Según la Academia Americana de Pediatría, está comprobado científicamente que las vacunas no causan autismo, las investigaciones para encontrar una causa definida del autismo continúan.

Mito: Los niños con autismo no se comunican.

Realidad: Si bien las personas con autismo tienen retos de comunicación, algunas personas pueden hablar y expresarse, aunque lo hagan sobre temas muy concretos. Existen diferentes herramientas que permiten a las personas con autismo llevar a cabo una comunicación.

Mito: Sólo puede haber un caso de autismo en la familia.

Realidad: Debido a que se ha comprobado que la causa del autismo tiene una base genética, puede presentarse en uno o varios menores de una misma familia. Cuando una pareja ya tiene un hijo con autismo, tiene hasta el 30% de posibilidades de tener un segundo hijo con este trastorno.

Los especialistas advierten que la gran mayoría de las investigaciones coinciden en que las personas con autismo requerirán apoyos durante su vida y la intensidad de éstos dependerá de diversas variables, entre ellas, la severidad de los síntomas, el tratamiento adecuado y oportuno, así como el contexto social en el que se desenvuelve el niño.

Al conocer la naturaleza del autismo, todos podemos colaborar para facilitar su integración social.
Compartir esta nota:
Av. Gustavo Baz No. 219 - Col. San Pedro Barrientos C.P. 54010. Tlalnepantla, Estado de México. Tel. 5321 2223 Teleton México © 2015 | Políticas de Privacidad
Powered by Códice